A través de la endoscopia se logran diagnosticar la presencia de pólipos (crecimiento de tejido en forma de verruga) en el esófago o estómago que podrían ser precursoras de cáncer. Es posible retirarlos, realizándose una polipectomía,  sin ocasionar dolor alguno durante el procedimiento endoscópico, evitando así cirugías abiertas. Al término del procedimiento el paciente puede incorporarse a sus actividades normales.

Identificación del pólipo

Identificación del pólipo

Se atrapa el pólipo con un asa de Polipectomía

Se atrapa el pólipo con un asa de Polipectomía

Se aplica calor para cortar y coagular la base del pólipo

Se aplica calor para cortar y coagular la base del pólipo

Se logra la resección del pólipo sin hemorragia

Se logra la resección del pólipo sin hemorragia