Várices esofágicas
Várices esofágicas

Se le llama así a la presencia de venas dilatadas generalmente en la porción inferior del esófago. La mayoría de las veces son consecuencia de una alteración en la circulación sanguínea que envuelve al hígado. La Cirrosis Hepática es la mayor causante de las várices esofágicas. Al aumentar la presión en estas venas, suelen erosionarse y provocar hemorragias digestivas muy importantes que ponen en riesgo la vida del paciente. Cuando se presenta el sangrado delas várices esofágicas, el método ideal para detenerlo, es la aplicación de ligas mediante endoscopia, que harán compresión del vaso sanguíneo. Es necesario realizar varias sesiones de aplicación de ligas hasta que las várices esofágicas hayan desaparecido. Al realizar este procedimiento se disminuye el riesgo de muerte del paciente por el sangrado y el número de transfusiones sanguíneas.